Quantcast
Notas

Karate Kid: La popular saga de películas que sacudió al mundo hasta con sus soundtracks

Sin duda alguna Karate Kid es una de las franquicias cinematográficas más emblemáticas de los años 80, la cual no sólo consiguió extender su popularidad entre el público de diferentes partes del mundo durante aquella época, si no que ha logrado proliferar ese estatus hasta nuestros días gracias a la serie spin off Cobra Kai y su reciente arribo a la plataforma de streaming Netflix.

Fue el 22 de junio de 1984, cuando la cinta The Karate Kid hizo su aparición en los cines de los Estados Unidos bajo la dirección de John G. Avildsen, como un proyecto fílmico que conceptualmente combinaba artes marciales con un drama juvenil que sería protagonizado por un joven actor llamado Ralph Macchio y un experimentado intérprete de ascendencia japonesa conocido como Pat Morita.

Imagen por: Shat The Movies Podcast

Después de eso, lo demás es historia. The Karate Kid no sólo se convirtió en la película más taquillera de ese año, si no que pasó a ser toda una saga conformada por cuatro películas, que de la mano de personajes como Daniel LaRousso, el Sr. Miyagi, Johnny Lawrence, Julie Pierce, o el mismo referente del dojo Cobra Kai, estableció un legado dentro de la cultura popular como un fenómeno de diversidad temática.

Claro está, son múltiples los aspectos que en general podemos resaltar acerca de la franquicia de Karate Kid, pero si hay alguno que merece cierto reconocimiento extra por fungir como un factor de valor agregado para cada una de las películas, ese sería la musicalización; y es que basta con prestar atención a la calidad sonora que se presentó tanto en el score, como en el soundtrack de toda la saga, para terminar de comprender su relevancia en la misma.

Imagen por: La Piedra Sisifo

Por un lado, es de hacer notar el trabajo que realizó Bill Conti a lo largo de las cuatro cintas, ya que, él fue el encargado de componer la banda sonora de todas ellas; por lo que esa constancia y compromiso de su parte, sirvió como un invaluable aporte que se vio reflejado en toda la saga, acoplando de manera correcta todo ese conjunto de elementos instrumentales al contexto de las historias, para encontrarse en una sintonía que acentuará naturalmente situaciones, momentos y emociones que también eran perceptibles en pantalla, pero que sin esa parte musical, no hubieran terminado de conectar con las personas de la misma forma en que lo hicieron.

Y, por otra parte, el soundtrack de cada una de las cintas de Karate Kid demostró su valía y personalidad dentro de la saga, comenzando por supuesto con el filme que lanzó al estrellato la relación maestro – alumno entre los personajes del Sr. Miyagi y Daniel LaRousso, The Karate Kid.

En este caso en particular, bien podríamos afirmar que la primera película de la franquicia consigue impactar con gran fuerza por sí sola, puesto que, la historia del muchacho vulnerable que es arropado por su maestro y le enseña a valerse por sí mismo para enfrentar sus problemas, funciona bastante bien como un recurso narrativo con el cual nos podemos sentirnos fácilmente identificados, y que si se le agregan elementos como las artes marciales, un romance adolescente y una valiente lección de vida, todo se vuelve mucho más atractivo a los ojos de cualquiera; sin embargo, hay que decir que el nivel de epicidad de The Karate Kid aumentó exponencialmente gracias a la grandiosa selección musical que acompañó al proyecto en su debut cinematográfico.

Imagen por: JustWatch

Es así que entre las lecciones de karate del Sr. Miyagi, las palizas que Johnny Lawrence y sus amigos de Cobra Kai le propinaron a Daniel LaRousso, las citas entre él y Alli, y el torneo de All Valley, podemos disfrutar de un soundtrack más que perfecto para preservar la esencia de los ochenta en los suburbios de la soleada california; siendo incluidos en el tracklist oficial temas como “The Moment of Truth” de Survivor, “Young Hearts” de Commuter, “Feel The Night” de Baxter Robertson y “Desire” de The Gang of Four, así como incorporando para la versión en pantalla algunas canciones extra como “Cruel Summer” de Bananarama, “Please Answer Me” de Broken Edge y “The Ride” interpretada por The Matches.

Posteriormente, tras el éxito conseguido con la primera cinta, llegaría una secuela de la misma en 1986 bajo el título de The Karate Kid Part II, la cual llevaría a los personajes de Daniel LaRousso y el Sr. Miyagi hasta Okinawa, Japón, en un viaje de autodescubrimiento en el que nuevamente esa estrecha relación que ambos tienen, será factor para lidiar con las dificultades a las que se enfrentan desde su llegada al país del sol naciente.

Fue así que tomando en cuenta ese giro en la historia, la selección musical que formó parte de la película también siguió esa ruta, presentando una variedad de canciones un poco más tenues en comparación con las de la cinta anterior, buscando que se pudieran asimilar mejor junto con la atmósfera del territorio nipón.

Entre las piezas musicales que fueron presentadas oficialmente junto con el soundtrack de The Karate Kid Part II, podemos encontrar algunos tracks bastante sobresalientes como “Glory of Love” de Peter Certera, “Rock ‘n’ Roll Over You” de The Moody Blues, “Fish for Life” de Mancrab, “This Is the Time” de Dennis DeYoung, una versión de “Earth Angel” por parte de New Edition, y un par de temas importantes que se desprendieron del score realizado por Bill Conti, titulados “Love Theme From The Karate Kid Part II” y “The Storm”.

Ya para 1989, con una popularidad a tope, llegaría la tercera y última cinta de la trilogía original de la saga, titulada The Karate Kid Part III; en la que además de tener de vuelta a Ralph Macchio y Pat Morita como protagonistas del filme, también se sumaron al reparto los actores Thomas Ian Griffith, Robyn Lively y Sean Kanan, para cerrar finalmente el ciclo de la historia y la rivalidad entre la dupla LaRoussoMiyagi y Cobra Kai.

Si bien la película no fue muy bien recibida por la crítica, hubo algunos elementos que lograron tener buenas referencias, como tal fue el caso del soundtrack, mismo que a pesar de no tener temas tan llamativos como sus predecesoras, pudo presentar una selección musical más que satisfactoria que incluyo canciones como “I Can’t Help Myself (When It Comes To You)” de Glenn Medeiros, “Out For The Count” de Winger, “In A Trance” de Money Talks, “Under Any Moon” de Glenn Medeiros & The Jets y “Listen To Your Heart” de Little River Band.

No obstante, cuando parecía que la saga había concluido oficialmente, en 1994 se estrenó una cuarta película de esta franquicia bajo el nombre de The Next Karate Kid, o El nuevo Karate Kid, como fue conocida en Latinoamérica; siendo esta nueva cinta protagonizada por Hilary Swank y Pat Morita, esto en búsqueda de darle aire fresco a la ya clásica historia de artes marciales con un nuevo personaje central como lo fue Julie Pierce.

Aunque cabe señalar, que todos los esfuerzos del director por mantener viva la esencia de una de las sagas cinematográficas más exitosas de los años ochenta, fueron un tanto en vano, ya que, la crítica especializada y el público no vio con buenos ojos el rumbo que tomó la cuarta entrega de la misma al tener que desarrollarse sin la presencia de Ralph Macchio y trazar una perspectiva diferente a la que los fans de Karate Kid estaban acostumbrados; sin embargo, si hubo algo que se pudo rescatar del capítulo final de esta serie de cintas, eso sin duda sería su soundtrack, en el cual podemos encontrar una tendencia sonora más apegada a su época, con temas noventeros de pop y rock como “Moving On Up” de M People, “Doing’ The Dog” de The Knack, “I Want It All” de Eve’s Plum, “I Think I’m In Trouble” de Exposé, y la canción que claramente sobresale de entre todas por su exposición en pantalla de la mano de la actuación de Hilary Swank, “Dreams” de The Cranberries.

Pero, si de hablar de la musicalidad de la saga de Karate Kid se refiere, no podemos pasar por alto a la pieza musical que enmarcó de manera extraordinaria el éxito de la cinta debut de la franquicia como parte de uno de los montajes más recordados de la cinematografía, “You´re The Best” de Joe Esposito.

Es necesario mencionar, que inicialmente “You´re The Best” fue escrita especialmente para formar parte del soundtrack de Rocky III; sin embargo, fue el mismo Sylvester Stallone quien decidió ir en otra dirección al decantarse por el icónico tema “Eye of The Tiger” de la banda Survivor para su película, abriendo con ello la oportunidad para que el director John G. Avildsen pudiera incluir certeramente en The Karate Kid esta maravillosa canción compuesta por Bill Conti y Allee Willis.

De cierto es, que el imaginarse The Karate Kid sin escuchar “You´re The Best” en ese momento previo a la batalla decisiva entre Daniel LaRousso y Johnny Lawrence, sería algo completamente trágico e impensable, puesto que, fue precisamente gracias a esa canción que el final más épico de todos los tiempos pudo adquirir ese sabor a gloria que a través de los años ha cautivado a millones de personas; y que ahora con el hype de la serie Cobra Kai, ha abierto nuevamente la interpretación de quién era realmente el bueno y el malo de la historia. Y tú ¿A quién apoyas? ¿Eres #TeamLaRousso o #TeamCobraKai?

NO OLVIDEN SEGUIRNOS EN TODAS NUESTRAS REDES SOCIALES:

Facebook: /TheIndigoShow

Twitter: @theindigoshow

Instagram: @the_indigo_show

Publicaciones Populares

¡Síguenos en nuestras redes!

Participa en el Show

¡Sé parte del Show!

¿Quieres ser parte de The Indigo Show? Regístrate para participar.

Regístrate

¿Quiénes Somos?

The Indigo Show es un proyecto que nació para apoyar a la música independiente nacional, proyectos nuevos o ya consolidados. Es un concepto diseñado para apoyar al artista independiente e inició transmisiones en enero del 2017.

Contacto

Av. de las Granjas #531, C.P. 02310, Ciudad de México, Copyright The Indigo Show. Todos los derechos reservados.

To Top